A pesar de las adversidades haremos una zafra exitosa en honor a José María Cabral Vega

 
 

A pesar de las adversidades haremos una zafra exitosa en honor a José María Cabral Vega

Este lunes 28 de noviembre el Consorcio Azucarero de Empresas Industriales (CAEI) dio inicio al proceso de corte para la nueva zafra 2016 – 2017, la cual se iniciará con los campos inundados. A pesar de esa realidad, la dirección de la empresa confía en que su capital humano logrará una jornada exitosa, como forma de reconocer la valentía y el trabajo del fenecido José María Cabral Vega, presidente Ad Vitam de CAEI.

Así lo afirmó Alberto Potes, vicepresidente Ejecutivo de la compañía al hacer sus comentarios luego de finalizar la misa de acción de gracias para encomendar a Dios el nuevo tiempo de producción de azúcar. La celebración eucarística fue oficiada por el Administrador Apostólico de la Diócesis de San Pedro de Macorís, Monseñor Rafael Felipe Núñez. El oficio religioso se realizó en el comedor de empleados del Ingenio Cristóbal Colón.

La misa fue organizada por la Dirección de Recursos Humanos con el apoyo de la Dirección de Comunidades Cañeras. Participaron ejecutivos, empleados y técnicos de la organización. El Coro de la Escuela Felipe Vicini Perdomo, dirigido por el maestro Rubén Marte, entonó los cánticos religiosos.

El acto sirvió para recordar la vida y el espíritu trabajador de quien fuera el Presidente Ad Vitam del Consejo de Directores del Consorcio (CAEI), José María Cabral Vega, quien falleció el 25 de octubre del presente año. Su familia y quienes trabajaron con él en el ingenio y en INICIA participaron de la celebración. Para conmemorar la memoria de un funcionario comprometido y justo como Cabral Vega, asistieron a la misa su viuda, Graciela Lluberes Henríquez, así como sus hijas Claudia y Amelia Cabral. También participaron personas como José García, quien laboró por muchos años con el señor Cabral Vega.

El señor Potes declaró que “esta zafra será exitosa en honor a José María Cabral Vega”. Recordó que Cabral Vega era una persona maravillosa, sencilla, muy justo, muy comprometido. “José María no ha muerto, está presente en nosotros”, enfatizó.

Señaló que las condiciones son adversas para el traslado de la caña, aunque aclaró que “estoy seguro que con el talento humano y el compromiso de nuestra gente vamos a salir adelante para tener una zafra exitosa”.

En su homilía Monseñor Núñez abogó por que la empresa y sus empleados caminen a la luz del Señor y guiados por la sabiduría de Dios para que la zafra que se inició sea exitosa. “Para que una empresa sea exitosa debe existir armonía, unión, comprensión y buen trato, de forma que a todos los colaboradores se les otorgue un trato de iguales y se les ayude a trabajar con alegría. Procuren que todo el mundo esté contento. El que trabaja con alegría rinde doble”, aseguró el religioso.

Así mismo la hija de Cabral Vega, Claudia Cabral rememoró la forma entregada de trabajo de su padre y dijo que para su familia “la palabra zafra es sinónimo de esperanza”.

También destacaron el compromiso y la inteligencia de Cabra Vega, los obreros Anicasio Richard William y su hermano Enríque Edward William, quienes recordaron la forma en que el ejecutivo gestionaba el ingenio y la ganadería. Así mismo, Juan Tejada, Gerente de Proveedores de Caña, le dijo a la familia que Cabral Vega fue “un hombre extraordinario, un gerente excepcional, un hombre de decisiones”.